Como pasa el tiempo

Kevin SchwantzEl tiempo pasa. Inexorable. Lo sabe cualquiera.

Y no es ningún secreto.

6 años que descubriera WordPress. Y el blog me guió por estos mundos cibernéticos, llenos de conocimientos, dudas y respuestas.

10 años en internet, haciendo tonterías como rellenar este blog. Desde aquellos htmls sencillos hechos con el software demo que venía en mi iMac Strawberry del ’99. A los sigueintes htmls más chorras que llegaron después con BBEdit. Pero eso es solo pasajero. En internet es mejor hablar con los colegas, ayudarlos. Crear y participar en proyectos, sites y newsletters. Mi empresa.

Uno echa la mirada atrás y aparecen los campeones. Los héroes. Como Kevin Schwantz y su mágico número 34 en el carenado de su Suzuki.

Al tres le sigue el cuatro.

Y no para oiga!

Enloquecido se suceden los segundos de mi reloj japonés, automático, que las pilas son del pasado. Recién estrenado.

El futuro está aquí, no se retrasa, te supera. Pero eso es pasado. Y lo pasado: pasado está.

El 2010, que suma 3. Del 33 al 34, ‘la treintena no perdona’ que cantaba El Loco.

Seguimos por estos mundos que unen abismos. Internet y la madeja que no cesa de crecer. Pasan y pasan los días. Pasa el tiempo inexorable.

Recuerdos. Como las derrapadas del genial Schwantz, mientras abre gas a fondo en plena curva para salir lanzado a la siguiente.

Saludos a tod@s desde mi rincón de la ventana abierta al mundo. Sin paredes ni cristales.

2 comentarios

  • No sé qué me gusta más, el texto o la foto con la añoranza que conduce a aquellos tiempos pasados, pero… ¡me encanta!

  • qué bonito escribes… gran reflexión para una fecha señalada, si, porque supone tu existencia… l’u

Deja tu comentario