Home » Aficiones » A la rica masa de pizza

A la rica masa de pizza

Publicado en: Aficiones 0

Una pizza italiana se distingue del resto por su masa y sus pocos ingredientes. Y creo que solo será una buena pizza si la masa es rica, fina y sabrosa.

Primero fue la moda de hacer pan, en el horno de casa, que tanto se exhibía por las redes, durante el Confinamiento de la Pandemia por SARS-CoV-2. Pandemia en la que muchas personas murieron de Covid-19.

Cuando tienes trabajo y niños a tu cargo, lo de tiempo libre y hacer pan casero no encaja durante el confinamiento. Pero Giuseppe, el peluquero de mi mujer, vino a rescatarnos para poder comer una buena masa de pizza que hace como nadie. Qué rica estaba su pizza! Aquí está la prueba en el horno. Del después no hay fotos, nos la comimos con muchas ganas.

Pero con el fin del confinamiento, la vuelta al campamento urbano de mi hijo, ha hecho que trabajar y tener la mente más despejada sean sinónimos. Y pedimos la colaboración de los que más saben. Cocinillas expertos, con buen gusto, los cuñados. Mi cuñada por la parte healthy, y sus sabios consejos para hacer un buen falafel, que está por hacerse todavía. Y mi cuñado, del que hoy vengo a hablaros.

Mi cuñado, además de amigo y haber vivido muchas aventuras juntos, es un cocinillas. De los de ‘yo hago tal cosa’, pues no te creo… y un buen día, demostrártelo. Y que aquello sepa de miedo. Con el fin del confinamiento, y aprovechando cumpleaños, nos invitó a una pizza casera de merienda cena, horario infantil, que tanto me gusta.

Mmmm, qué rica! Y dices que haces tú la masa? En efecto. Copia y pega de la receta. Pocos días después, ingredientes comprados y manos a la masa. Os anticipo: el resultado es espectacular. Y cuanto más la estiréis: más fina, más rica.

Pizza Casera
Masa de pizza casera, con tomate y queso

Receta para la masa de pizza

Con estos ingredientes y cantidades, pueden salir 3 pizzas de buen tamaño, o si estiras bien la masa para que quede bien fina, 4 pizzas salen con facilidad.

  • 500 g de harina de fuerza
  • 290 g – 335 g de agua tibia
  • 50 g – Aceite de oliva
  • 10 g de sal
  • 2 g de levadura seca de panadero, ó 4 g si es levadura de panadería, como la que se guarda en congelador
  1. Mezcla los ingredientes en un bol hasta que tengas una masa homogénea pegajosa. O en la encimera de la cocina, bien limpia, que te permita amasar bien la mezcla.
  2. Tapa el bol con film de plástico, cierra y deja reposar 30 minutos.
  3. Tras este tiempo, divide la masa en tres trozos. También puedes dejarlos divididos en 4 trozos o en 2, si un mismo día haces 2 pizzas. Mételos en un túper con espacio libre y tapados con papel film. Deja fermentar en la nevera un mínimo de 24 horas (puedes dejarlo hasta 5 días en la nevera).
  4. Antes de hacer las pizzas, saca la masa de la nevera, haz bolas y déjalas reposar durante un par de horas a temperatura ambiente en una superficie espolvoreada generosamente con harina.
  5. Estira la masa con las manos. Es la mejor manera, la recomendada. Eso, si no te atreves a lanzarla al aire e ir dándole vueltas, claro. El rodillo está vetado, saca el aire y la masa pierde ligereza.
  6. Añade los ingredientes que vas a añadir a la pizza. Os recomiendo pocos ingredientes. Precalentad el horno a 210 – 220º, y meted la pizza hasta que la masa esté dorada, en mi caso, entre 15 y 20 minutos.

Sobre los ingredientes, nosotros usamos tomate y queso. Antes le poníamos jamón, chorizo o cosas así, pero está más rica cuanto más simple. El tomate ha de estar bien rico, en nuestro caso es un tomate frito que incluye cebolla, algo extraño en la pizza, pero hace que no sea necesario añadir aceite sobre la masa estirada antes del tomate. Y quesos… que mejor que una mezcla de quesos, rallados en el momento, y al horno. Qué rico!

Salud y que aproveche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *